Andrea Chignoli, la Montajista en Nueva York

2005 | Revista Paula

La chilena ANDREA CHIGNOLI tiene 32 a√Īos y ya ha editado m√°s de 20 producciones audiovisuales entre largometrajes, cortos y documentales. Historias de f√ļtbol y La fiebre del loco son algunas de las pel√≠culas que han pasado por su filtro editorial. Ahora vive en Nueva York, auspiciada por una beca Fulbright y participa en la creaci√≥n de un dvd con toda la filmograf√≠a de Alejandro Jodorowsky.

Por Ximena Heinsen

Detr√°s de algunos largometrajes nacionales positivamente evaluados por la cr√≠tica, como Historias de f√ļtbol, del cineasta Andr√©s Wood, est√° la mano de Andrea Chignoli, una chilena de 32 a√Īos que adora, por sobre casi todas las cosas, pasarse las horas encerrada en una sala de edici√≥n audiovisual. T√©cnicamente, lo que Andrea hace es montar las escenas finales que le entrega el director. Define los √≥rdenes, las secuencias y los lapsos de tiempo que finalmente generan el ritmo que las escenas necesitan para contar la historia sin irse por las ramas. Al final de pel√≠culas chilenas como Para√≠so B o La Fiebre del Loco, su nombre sale bajo el cr√©dito de “edici√≥n”.

Luego de trabajar con Andrea en su pel√≠cula documental Viaje a Narragonia. el director chileno Germ√°n Berger. la define as√≠: “Es una persona muy inteligente y aguda, ve lo mejor y lo profundiza. Adem√°s, tiene una creatividad infinita”.

En los a√Īos 80, cuando el cine Normandie quedaba en la Alameda, Andrea se devoraba las pel√≠culas rusas, francesas y suecas que pasaban en esa sala. Pero no fue consciente de su vocaci√≥n de montajista de im√°genes hasta que un d√≠a, cuando ten√≠a 14 a√Īos, descubri√≥ a la moviola, una vieja m√°quina de edici√≥n que se usaba en la oficina de su padre publicista. A los pocos d√≠as, Andrea usaba la m√°quina a la perfecci√≥n.

A los 23 a√Īos, despu√©s de practicar como asistente de edici√≥n y de montar cortos de amigos suyos, debut√≥ oficialmente como editora con el largo metraje de Christine Lucas, En tu casa a las 8. Desde entonces ha montado m√°s de 20 producciones entre largometrajes, cortos y documentales. Ahora vive en Nueva York, respaldada por una beca Fulbright que auspicia su master en Fine Arts con menci√≥n en Cine de la Universidad de Columbia. Hasta ah√≠ lleg√≥ tentada por profesores de esa prestigiosa universidad norteamericana que conoci√≥ en Cuba en 1999, cuando fue invitada a coordinar la c√°tedra de Edici√≥n de la Escuela Internacional de San Antonio de los Ba√Īos. En el escaso tiempo libre que le dejaban sus estudios en Nueva York, Andrea edit√≥ algunos documentales como El color del amor, una realizaron que explora el terna de las relaciones amorosas en Ir√°n y que fue seleccionado para el Festival de Cine de Montreal 2004. Adem√°s, consigui√≥ un contrato con ABKCO Records, compa√Ī√≠a que posee los derechos de las tres primeras pel√≠culas de Alejandro Jodorowsky y que actualmente prepara un dvd con todasu filmograf√≠a. Aunque no quiere perder sus contactos neoyorquinos. Andrea quiere volver luego, pues sigue siendo una fan√°tica del cine chileno. “A pesar de los obst√°culos financieros que siempre est√°n presentes a la hora de hacer un film en Chile, hay ciertos temas que s√≥lo se pueden formular en un cine perif√©rico. Me gusta que en el cine chileno, y latinoamericano en general, las fuerzas sociales sean parte de la trama. Me gusta que a√ļn no se haya contaminado con un star system”. dice ella.

Revista Paula – Junio 2005