Andrea Chignoli, la mujer tras el corte final del cine chileno

Abril 2011 | La Tercera

Junto a Danielle Fillios es una de las varias mujeres que se dedican al solitario oficio del montaje.

El 27 de septiembre del 2010 Sally Menke, la montajista de todas las pel√≠culas de Quentin Tarantino, fue hallada muerta al fondo de un barranco, cerca de una de las principales carreteras de Los Angeles. En la ma√Īana de ese d√≠a hab√≠a salido a caminar junto a su perro y los 44 grados de calor le provocaron una deshidrataci√≥n fatal. Tarantino sol√≠a llamar a Sally Menke como su “√ļnica, genuina y aut√©ntica colaboradora”.

No se sabe qui√©n ser√° la pr√≥xima “√ļnica, genuina y aut√©ntica colaboradora” de Tarantino en sus siguientes pel√≠culas, pero la historia ha ense√Īado que las mujeres son las mejores compa√Īeras de un director cuando se trata de ordenar todo en la sala de montaje. Los ejemplos sobran: Woody Allen hizo sus mejores largometrajes en los 70 y 80 con la ayuda de Susan E. Morse, y Martin Scorsese ha trabajado desde¬†Toro salvaje¬†con Thelma Schoonmaker.

En el cine chileno destacan las figuras de Danielle Fillios (La nana), Soledad Salfate (Play) y Andrea Chignoli (Post m√≥rtem), quienes a su manera probablemente re√ļnan las cualidades de disciplina, paciencia y artesan√≠a que requiere este oficio.

“Una concepci√≥n machista dice que en los inicios del cine contrataban a las mujeres para que se dedicaran al montaje, porque ya eran buenas en los tejidos y las labores dom√©sticas, que son cuestiones que exigen gran paciencia”, dice Chignoli, que afirma haber querido ser montajista desde siempre. “Nunca se me ha pasado por la cabeza dedicarme a la direcci√≥n de cine u otra cosa”, cuenta la montajista de 39 a√Īos, que comenz√≥ trabajando en el cine chileno con poco m√°s de 20 a√Īos, mientra a√ļn estudiaba Periodismo en la Universidad de Concepci√≥n.

“En ese tiempo era todo en forma autodidacta. Fue importante trabajar con Daniele Fillios enJohnny Cien Pesos, pero sobre todo aprender de Rodolfo Wedeles, montajista de pel√≠culas de Ra√ļl Ruiz y Miguel Littin”, recuerda.

Chignoli ha logrado colocar su mirada en algunas de las cintas chilenas m√°s destacadas de los √ļltimos a√Īos, como¬†Post m√≥rtem¬†y¬†Tony Manero,¬†de Pablo Larra√≠n, y todas las cintas de Andr√©s Wood, a excepci√≥n de¬†Machuca. Pero su experiencia no es s√≥lo local y, por ejemplo, mantiene una habitual colaboraci√≥n con la cineasta iran√≠ Maryam Keshavarz, quien acaba de ganar el Premio del P√ļblico en el √ļltimo Festival de Sundance por el filme¬†Circcumstance.

“De hecho, montamos esa pel√≠cula en Chile, mientras yo trabajaba en¬†Post m√≥rtem¬†y narra la realidad de los j√≥venes en Ir√°n”, cuenta sobre su relaci√≥n con Keshavarz, a la que conoci√≥ cuando estudiaba en Nueva York.

La montajista, que tambi√©n trabaj√≥ en el premiado filme¬†Luc√≠a¬†de Niles Atallah, y es profesora de la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Cat√≥lica, particip√≥, adem√°s, hace tres a√Īos en la restauraci√≥n de todas las pel√≠culas de Alejandro Jodorowsky.

El arte de las tijeras

Aunque prefiere que haya material de sobra antes de que falte, a la hora de armar una película Andrea Chignoli tiene claro que a veces hay que descartar sin demasiada misericordia.

Pablo Larra√≠n, director de¬†Post m√≥rtem, tiene su opini√≥n al respecto de esta especial cualidad. “Hay escenas en que he invertido una gran cantidad de tiempo, pero Andrea tiene una notable capacidad de desecharlas con oficio y libertad. Por otro lado, su experiencia me ha ayudado a encontrar el tono y la caligraf√≠a de una pel√≠cula”, explica el realizador. “Y adem√°s es muy graciosa, divertida e ir√≥nica. Son cualidades muy preciadas en medio de la soledad del proceso de montaje”, dice.

Y Andr√©s Wood, que actualmente trabaja con la montajista en su nueva pel√≠cula¬†Violeta se fue a los cielos¬†y en la serie¬†Los 80, es un fan de su versatilidad y el apetito de aprendizaje. “Tiene el rigor para este trabajo y, por otro lado, la necesaria cuota de riesgo para probar nuevas ideas. Y es capaz de adaptarse a cualquier director, pues debe ser muy diferente trabajar conmigo que con Pablo (Larra√≠n)”, explica Wood.

Met√≥dica, disciplinada y defensora de un oficio que puede lograr que “una pel√≠cula cambie radicalmentecon s√≥lo pasar por la sala de montaje”, Chignoli dice que para este trabajo es mejor tener distancia y eliminar cualquier contacto con lo que pas√≥ en el fragor del set de rodaje. “Me carga asistir a las filmaciones, siento que uno se contamina y que pierde objetividad cuando llega la hora de montar la pel√≠cula”, sentencia.